Barcelona, belleza, boda, boda real, elegante, jaiak, lali+edgar, lleida, novias, scalpers, serena witheheaven, Tot hom, Trenzas, wedding planner

LAIA+EDGAR

La de hoy es una de estas bodas que ves en las revistas, piensas que esto no es real, y lo es, vaya que si lo es.
La de Laia y Edgar fué un bodón en toda regla. Ya empezó como un cuento de hadas, con una espectacular pedida de mano en una isla paradisíaca y un sí, quiero lleno de emoción y lágrimas de felicidad.  
Ella se sintió como una princesa desde el momento en el que conoció a Edgar y quiso que en su boda se reflejasen todos esos sentimientos.


El exquisito trabajo de Jaiak ha hecho que esta boda se haya viralizado en muchísimos blogs y publicaciones. 
Jaiak se ocupó desde las invitaciones hasta la pista de baile llena de flores que se situó junto a la piscina. Sin duda ha sido un trabajo de envergadura para ellos, diseñadores de sueños los llamo yo. 




Lali, como únicas joyas, llevó su anillo de pedida y unos pendientes de rubíes y diamantes de la Joyería Balsells&Ruiz
Como complemento a su vestido de Tot Hom llevó un velo en tul de seda de Riu de Forns
Un maquillaje muy natural en tonos rosados por Sara Buira y la espectacular sonrisa de Lali completaban a una de mis novias favoritas desde hace mucho tiempo.


Remataba el look unas impresionantes sandalias de 14.5 cm en ante rosa pastel y piel de cocodrilo de Serena Whiteheaven con sus iniciales personalizadas. 
El ramo elegido fué un bouquet en tonos rosa pastel y verde compuesto por peonías y rosas Austin por Floristería Orteu

Edgar lució elegantísimo un chaqué clásico en tono gris, camisa blanca y chaleco en color crema. Quiso darle un toque “cañero” con unos originales tirantes en color turquesa con calaveras, todo de Scalpers. También una chistera de la firma sevillana Fernández y Roche al que le acompañaron sus testigos de boda, no podían ir mas guapos.




Todo un clásico fué el coche elegido por los novios para el gran día, un Rolls Royce Silver Cloud de los años 60. La ceremonia tuvo lugar en la Catedral de la Seu Vella de Lleida


La finca Prats fué la elegida por los novios para la celebración. Se sirvió un aperitivo en el jardín con diferentes puestos. 
La decoración del jardín fué idea de Jaiak, mesas imperiales y otras redondas todas ellas decoradas con lámparas de araña y cristalería en color azul. Un ambiente muy romántico y clásico que remataban centros de flores en tonos empolvados.
El seating plan en honor a la profesión del novio (Edgar es directivo de una importante cadena hotelera, Hilton Worldwide) fué una recepción de hotel donde tres azafatas le daban la llave de su mesa a cada invitado. Una idea genial.
Lali cambió el velo por una corona de flores de Moncollier Barcelona y para el baile se quitó la sobre falda dejando un vestido ajustado y más cómodo. Espectacular, no tengo palabras.




Desearos toda la felicidad del mundo, Lali y Edgar.

(Todas las fotos son de Mónica Carrera cedidas por Lali)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *