2019, Uncategorized

Jenn con Jenn, Vol II XMAS TIME!!

Hola,
Si, en el anterior Jenn con Jenn os prometí que lo siguiente iba a ser un 50 cosas sobre mí. Pero que no, felicitar las Navidades es bonito y hacerlo a mi manera más.
Mañana es Navidad.
Es curioso pero el año pasado estuve a punto de creerme que 2018 iba a ser un maravilloso año, vaya lo equivocada que estaba. Cerraba 2017 con lo que yo había titulado #miañoestrella , que sí…que a priori podía parecer que la cosa despegaba, pero no. Cuando te equivocas hay que asumirlo. Yo aposté por un lugar y resulté estar equivocada. También aposté por personas, que sinceramente, en el fondo de mi corazón sabía que me iban a fallar. No me importó en su momento, a día de hoy solamente siento un poco de rabia. Sobretodo cuando te toman por imbécil. Cuidado, el efecto boomerang, va, vuelve. a veces no lo ves venir, zas! hostia en la cara.
2018 ha sido un año muuuuuy duro, duro nivel turrón de jijona. Dulce pero duro, de eso que sabes que te está haciendo daño pero aún así no puedes resistirte a quitarle la oblea, aunque solo sea. Se me hace la boca agua de pensar en ese dolor de muelas.
Duro a niveles de estar a niveles psicológicos, agotada. Agotada del regateo, de no valorar nuestro trabajo, de las llamadas interminables que no llevan a ningún puerto. Del «quítame» o del «me parece caro». Cuando digáis eso, argumentad. ¿Caro en comparación con…? Of course que Mercedes es caro en comparación a Dacia, pero no comparado con BMW. Fin de la argumentación. El que quiera milagros y cosas gratis, no sé…mira, que rece o algo así. El trabajo vale dinero, el tiempo vale dinero y lo bonito y espectacular vale dinero. Párate y piensa. Ponte en el lugar de la otra personas. Que todo el mundo crea y te haga saber «que tu trabajo no es para tanto, que no te mereces lo que ganas». Em-pa-ti-za.
Duro a muchos niveles. Pero coño! no va a ser todo quejarse. Maravilloso a otros. Pero además tanto, que lo termino con proyectos maravillosos. Proyectos en familia (no hijos, don´t worry) y proyectos para 2019 que llevaban en la recámara bastante tiempo. Además, ahora sí que si…dicen que para estar completos se ha de «Plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro» ajá! llevo 2 de 3 .
El año pasado llené los árboles de estrellas, para ratificar aquello de #miañoestrella , este año la cosa es diferente. Porque yo tengo trabajo, dinero para vivir dignamente (mas o menos jejejje) y salud. Salud para trabajar, para tomarme unas cervezas, salud para viajar, para sonreír, para levantarme cada mañana, para contaros milongas en los stories y para enamorarme de la vida un año mas. Este año, la pulsera de la Fundación Aladina va a ser la que os felicite las fiestas en mi nombre, y para mí lo hace de la mejor manera posible: ayudando. Ayudando cada uno en lo que pueda.
Ay!! que el post de Navidad no me está quedando nada mal.
Ahora viene lo de siempre, las felicitaciones y milongas varias. Esto es como el vestido de la Pedroche. ¡Qué coño! aunque no te guste no puedes evitar ir corriendo a verlo. Me encanta la Pedro.
Disfrutad mucho de lo que tenéis alrededor. Que el dichoso anuncio de Ikea nos ha calado fuerte. Que ahora todos sabemos que los Javis se conocieron en una fiesta (que oye, no me importa lo mas mínimo) y que muchos habéis ido corriendo a preguntar a vuestros padres que dónde se conocieron. Aunque sea una «lavada de conciencia» como una casa de grande, por favor no dejéis de hacerlo nunca. Quereos mucho, pero hacedlo todo el año. Apartad lo malo de vuestras vidas cuanto antes. Este consejo nunca se le tomamos a nadie en cuenta, pero pa´fuera lo malo ya mismo.
Fuera todo.
La vida son dos putos días y hay que exprimirlos.
Feliz Navidad, y gracias por estar al otro lado de la pantalla un año mas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.